Berkshire Hathaway

Un nombre poco atractivo, hasta complicado de pronunciar, desconocido por la mayor parte, sobre todo en comparación a grandes empresas como Microsoft, General Electric o Exxon Mobile, y resulta que es uno de los conglomerados de empresas más exitosos en la historia de los mercados de capitales. Si en 1965 hubieras invertido $1,000 en acciones de Berkshire Hathaway —en ese entonces, una empresa dedicada a la manufactura de textiles y hoy un conglomerado inmenso, activo en múltiples sectores—, al cierre de 2015 tu inversión hubiese valido $15,983,284, un retorno anualizado de 20.8%.

Es una rentabilidad extraordinaria que resulta aún más impresionante al considerar que se logró con un mínimo endeudamiento. Esto quiere decir que durante los últimos 50 años, Warren Buffett, presidente y mayor accionista de Berkshire, junto a su mano derecha, Charlie Munger, ha batido al mercado. A modo de comparación, si en 1965 hubieses invertido $1,000 en el índice bursátil S&P500, al cierre de 2015 tu inversión valdría $114,500. Nada mal, pero es un décimo del resultado de Buffett y Munger.

150512_INV_BuffettMunger
Berkshire Hathaway Chairman and CEO Warren Buffett, right, speaks alongside Vice Chairman Charlie Munger, Monday, May 4, 2015. The annual Berkshire Hathaway shareholders meeting took place over the weekend in Omaha with over 40,000 in attendance.

¿Cómo lo han hecho? No fue magia ni trampa. Fue gracias a un disciplinado seguimiento de una filosofía de inversión conocida como la inversión en valor o value investing. Básicamente consiste en analizar las inversiones en acciones como si se estuviera evaluando cualquier negocio. El problema es que la mayoría nos lo tomamos más a la ligera cuando se trata de invertir en acciones y no le dedicamos el mismo esfuerzo. Solo piense la próxima vez que su corredor de valores le sugiera una inversión, el tiempo que dedicará a analizar la oportunidad frente a cuando está decidiendo si adquirir un activo para ampliar su negocio. Económica y financieramente, no debe haber diferencia.

El modus operandi de Berkshire Hathaway es buscar y adquirir excelentes operaciones empresariales a un costo bajo, para proteger el capital invertido y tener un gran potencial de valoración y/o crecimiento. Normalmente, el value investor se conforma con ser un accionista minoritario y volver a ver su inversión cada tres meses cuando salen los resultados trimestrales. Berkshire se hacía con la totalidad de la operación y solo trabaja con el CEO —que debe ser un ejecutivo brillante— a nivel de junta directiva, especialmente a la hora de decidir sobre qué hacer con el capital disponible para invertir. De esta manera, Berkshire hoy día es la holding de GEICO, la segunda aseguradora de automóviles en Estados Unidos; General Re, una de las reaseguradoras más grandes del mundo; Burlington Northern Santa Fe, una de las empresas ferroviarias de carga más grandes de Estados Unidos; empresas de manufactura reconocidas como Benjamin Moore y Fruit of the Loom, entre otra treintena de empresas en sectores como la promoción inmobiliaria y la generación eléctrica. Como si fuera poco, es un accionista importante de compañías como American Express, Coca-Cola, Deere, IBM y Apple.

Además de Buffett y Munger, hay que destacar al fundador de esta escuela de inversión y mentor de Buffett, Benjamin Graham, escritor de la obra El inversor inteligente y quien obtuvo un retorno anualizado de 20% entre 1926 y 1956; a Peter Lynch, gestor de Fidelity Magellan y autor de la obra One-up on Wall Street, quien consiguió un retorno anualizado de 25.8% entre 1974 y 1994; y a otros como Seth Klarman, Francisco García Paramés, Jeremy Grantham, Philip Fisher y John Templeton. Lo increíble es que a pesar de estos resultados, esta visión no sea más popular. La razón está en la sicología humana. Le prestamos más atención a los resultados a corto plazo y a lo popular.

El tema es sencillo, la próxima vez que vaya a comprar acciones o una camisa, no solo piense en buena calidad, piense en comprarla cuando esté en descuento.

Publicado en Revista K, septiembre de 2016.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s