Uber, el gobierno, el sindicato y la ley

Por Juan Williams*

Uber Panamá cumplió 2 años de operación continua en el país. Dos años que han significado para la compañía ganarse un puesto importante dentro de las opciones de uso de la ciudadanía, y en el que a diferencia de otros países donde desde el anuncio de inicio de operaciones se han visto en una compleja situación de persecución, en Panamá el conocimiento del gremio de taxistas era casi nulo en su entrada en operación, pero desde septiembre de 2015, el sindicato de taxistas ha exigido al organismo regulador, la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), que detenga la operación de la plataforma, ya que es “ilegal”.

A pesar, que no hemos visto acciones violentas contra conductores de la plataforma, las medidas de protesta del gremio de taxistas han aumentado, de tal manera que hace un par de días, el director de Asesoría Legal de la ATTT, Ulises Calvo, manifestó que, “los conductores de Uber serían sancionados”, ya que el servicio brindado por ellos, “no se ajusta al esquema de la Ley 14 de 1993”.

Uber Panama

Le recomiendo al director de asesoría legal de la ATTT a que retorne a la facultad de derecho, y refresque un par de lecciones sobre el derecho. Explicaré las razones del porqué de mi señalamiento.

Según la interpretación de la ATTT, el servicio de Uber no se “ajusta” a la ley 14 de 1993 (Por la cual se regula el transporte público de pasajeros), está norma es utilizada como fundamento para imponer sanciones por “piratería” o “transporte ilegal de pasajeros”, las mismas fundamentadas en el capítulo IV “de los vehículos para el transporte público de pasajeros” del Reglamento de Tránsito Vehicular de la Republica de Panamá, una sanción por piratería se basa en el supuesto que se está ofreciendo un servicio público de transporte sin autorización legal para hacerlo.

Ahora me pregunto, ¿Uber realiza transporte público de pasajeros? No. Es la respuesta más sensata, ya que el conductor del servicio no utiliza modalidades de ruta, línea o piquera, tal como establece la ley 14, no es un servicio abierto para todos, solo quienes tienen la cuenta, solicitan el servicio y son aceptados por un conductor pueden conocer de quién es un conductor de Uber y quien no, el auto al no tener ningún tipo de distintivo no puede ser abordado por cualquier persona, solo por aquel quien tiene una cuenta debidamente registrada en la plataforma. Esto haciendo consideración que el conductor no está obligado a cumplir o satisfacer un interés público para con la ciudadanía de resolver un deficiencia de transporte, este tiene la libertad de elegir si desea aceptar o no un servicio, o de estipular su horario sin consecuencia alguna.

Ahora, recordemos la pirámide de Kelsen sobre la jerarquía de las normas. La Constitución y los Tratados o Convenios Internacionales tienen supremacía jurídica por encima de leyes, decretos o reglamentos. La Constitución política en su artículo 18 establece lo siguiente, “los particulares solo son responsables ante las autoridades por infracción de la Constitución o de la Ley”.

Es decir que debemos recordar también la máxima jurídica de, “Permittiur quod non prohibetur”, o “Se presume que está permitido lo que no está prohibido”, dicha máxima se ajusta al Principio de Legalidad (Principio General de Derecho), y esta crea una ordenanza al funcionario público, este solo puede realizar los conductas que expresamente estén señaladas en la ley, mientras que el particular puede realizar todo aquello que la norma no prohíba taxativamente.

Uber NO es un servicio de transporte público NI está prohibido taxativamente en ninguna norma de nuestro ordenamiento jurídico. Por lo que la imposición de una sanción a un conductor de Uber, TuChofer, TeLlevo, Lyft o cualquier plataforma similar es una extralimitación de funciones por parte del funcionario que impone la sanción.

Quiero advertirles a los funcionarios de la ATTT que están imponiendo sanciones de este tipo sin fundamento jurídico que la extralimitación de funciones se constituye como una falta administrativa, y acarrea diverso tipo de sanciones. Aparte, vulneran los Derechos Humanos al realizar un acto arbitrario o ilegal sin justificación legal contra cualquier ciudadano.

Mi recomendación para cualquiera que reciba una sanción por piratería y brinde un servicio como Uber o similar, reconsideren la infracción y exijan que la autoridad (quien acusa) aporte la carga de la prueba para sustentar la infracción. Agoten todos los mecanismos legales posibles, pero creemos el precedente para que la autoridad deje de abusar del poder.

A la Autoridad del Tránsito dejen de vulnerar la ley, y dejen que el usuario ejerza su derecho a elección debidamente regulado en el artículo 49 de nuestra Constitución Política, y adicionalmente protegido por diversos instrumentos del derecho internacional debidamente aceptados y ratificados por nuestro paìs. Dejen de seguirle el juego a los sindicatos -mafias- del transporte público que utilizan herramientas de coerción para lograr que sus intereses triunfen (e.g. Bloquear vías o la entrada a una institución pública), NO sean cómplices y sean ustedes los primeros en respetar las leyes de nuestro país.

Tal como lo decía Von Hayek en su obra, “Sindicatos ¿Para qué?” estos organismos gremiales no hacen más que torcer el libre mercado, ya que su poder monopolístico es inflacionario, y terminan generando la desincentivar la inversión y generando el desempleo. Dicho recordatorio es un consejo para los taxistas, ya que el mercado ha actuado naturalmente, frente a su pésima calidad de servicio ha decidido satisfacer dicha demanda con otro servicio, y aquellos gremios que creen que con la coerción lograran su cometido de lograr regulación para eliminar la competencia solo puedo decirles, que el mercado siempre encontrara otras soluciones, el consumidor que acepto un mejor servicio difícilmente querrá volver aceptar uno de baja calidad, y su negocio dejara de ser tan rentable por lo que al no prepararse para competir irán desapareciendo paulatinamente.

Por otro lado, mi recomendación para quienes ostentan el poder, verifiquen que los directores de asesoría legal de las instituciones se ajusten al marco de la legalidad y conozcan de lo que pueden o no hacer. Parte del desgaste institucional que sufrimos es porque los funcionarios públicos desconocen las normas, y actúan en detrimento de la misma haciendo lo que se le da la gana y vulnerando los derechos de los ciudadanos.

Recordemos las palabras que nos decía, Frederic Bastiat, al inicio de su ensayo, “La ley”, y este planteaba, “La ley, ¡pervertida! La ley y tras ella todas las fuerzas colectivas de la nación, ha sido no solamente apartada de su finalidad, sino que aplicada para contrariar su objetivo lógico. ¡La ley, convertida en instrumento de todos los apetitos inmoderados, en lugar de servir como freno!”, así es como funciona el Estado prefiere crear una protección sobre aquel quien vulnera a diario la ley, y este se hace de la vista gorda al cumplir esa misma ley que se han encargado de citar, la “famosa” ley 14 de 1993.

Por último, no puedo dejar de resaltar lo que nos dijo, Paul Graham, en el 2012, “Uber es obviamente una cosa tan buena que puedes medir qué tan corruptas son las ciudades por el empeño que ponen en suprimirlo”, y debemos ser claros al recordar que el Presidente Varela ha dicho, “Uber no es competencia para los taxis”, sin embargo la ATTT y los sindicatos seguirán en su intento de sacar a Uber del mercado, pero será el mismo consumidor quien esta vez dirá, “No voy”, y defenderá su derecho a la elección.

TAXI Panama

*Juan Williams es Vicepresidente del Círculo Bastiat de la Fundación Libertad Panamá y coordinador local para Estudiantes por la Libertad. El artículo ha sido publicado con su permiso.

Advertisements

2 thoughts on “Uber, el gobierno, el sindicato y la ley

  1. solo comentare que no es un servicio de transporte publico, es PRIVADO, la ley regula transportes publicos, esto no es para el publico, se paga con VISA O mastercard, esta restringido a personas un smartphone y data, android y iOS,

  2. Debo decir que jamas imagine semejante estupidez de parte de ningun funcionarto pero cada dia me convenzo que estas mentes obtusas son las que cada vez mas son nombradas por los ineptos governantes que tenemos que aguantar y como siempre los que mas perdemos somos la clase que si trabaja y los mantiene por carambola (no quiero decir palabras sucias ) !!!!!!!!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s