El Socialismo está de moda: ¿Por Qué?

Esta es la pregunta que he estado analizando en estos días. Me resulta muy curioso que en pleno siglo XXI haya académicos, economistas, politólogos, jefes de estado e inclusive el ciudadano común clame a favor del socialismo. Me parece importante analizar dicho movimiento e interés en las ideas socialistas, primero porque el récord histórico del socialismo no es precisamente un récord victorioso y positivo, sino que todo lo contrario: los fracasos de los sistemas socialistas son tan evidentes a través de la historia que no merecerían ni siquiera debatirse si es viable o no un sistema socialista.

Lo que me lleva al siguiente punto. Resulta aún a día de hoy, de eterna relevancia las lecciones que nos dejó Ludwig von Mises sobre el socialismo y la imposibilidad del cálculo económico racional dentro del socialismo como clave para entender por qué es una imposibilidad. En un post anterior expliqué detalladamente la tesis de Mises sobre el socialismo que bien continuaron los demás teóricos de la llamada escuela austríaca de economía, destacando principalmente su alumno directo, Friedrich Hayek. No voy a entrar en los argumentos devastadores hacia el socialismo que ofrece Mises en gran detalle, pero quiero afirmar lo siguiente: Lo que Mises hizo en desmantelar todo tipo de posibilidad de prosperidad de una economía centralmente planificada en los debates sobre el cálculo económico socialista utilizando la lógica de la acción humana es uno de los logros intelectuales más importantes del mundo moderno. Mises demostró definitivamente con tal claridad que la historia no perdonaba y que la mayoría de los intelectuales completamente fracasaron en entender. Y es que tal como afirmaba Mises, el mercado es un proceso, y que dicho proceso se basa en información a través del sistema de precios e incentivos. No se pueden asignar e innovar recursos sin la existencia de precios de mercado que solamente existen cuando los medios de producción y la propiedad son privados e intercambiada voluntariamente.

Socialism - Mises

Hoy en día tenemos varios ejemplos de movimientos socialistas que ignoran las enseñanzas de Mises.  Desde el famoso “Socialismo del siglo XXI” de los países latinoamericanos a increíblemente Estados Unidos, donde hoy en día el candidato a la presidencia Bernie Sanders, lo ha popularizado mediante la terminología curiosa llamada “socialismo democrático”. El término “socialismo democrático” es una contradicción en sí mismo. No se puede ser socialista y al mismo tiempo democrático ya que el socialismo implica coerción y fuerza estatal para planificar una economía mientras, que una democracia representativa, implica una mínima aplicación de fuerza por medio de los aparatos estatales y libertad individual para elegir y planificar sus propias vidas bajo el beneplácito de que los electos representen los intereses de sus votantes. Lo que Bernie Sanders seguramente se refiere es a los sistemas socialdemócratas, que consisten en economías de mercado altamente reguladas e intervenidas por los diferentes elementos del aparato estatal, es decir básicamente el sistema económico que prevalece en el mundo, con la diferencia de que en algunos países la magnitud y fuerza del sistema se aplica en mayor o menor escala. Este candidato ha sido muy claro en expresar su devoción hacia los sistemas socialdemócratas de los países escandinavos, principalmente Dinamarca, como modelos a seguir para los Estados Unidos de América. Curiosamente, Bernie Sanders no explica precisamente qué es lo que resalta de Dinamarca, pero estimo que le gustaría copiar sus altas tasas impositivas para financiar programas estatales como educación y salud universal etc. Si bien, Dinamarca es un país bastante próspero, está lejos de ser un país socialista, tal como indicó el Primer Ministro Danés en una conferencia que dictó en la Universidad de Harvard (E.E.U.U.): “Estoy al tanto de que muchos asocian el modelo Nórdico con algún tipo de Socialismo. Quiero dejar algo bien claro, Dinamarca está lejos de tener una economía socialista planificada. Dinamarca es una economía de mercado”. También si uno observa datos provenientes del índice de libertad económica del Heritage Foundation Estadounidense uno puede observar que la economía danesa es una de las economías más libres del mundo, ocupando el duodécimo lugar. Dinamarca ofrece un clima de negocios muy flexible, además de tener una de las tasas corporativas más bajas, lo cual lo hace un país muy adaptado al comercio internacional, entre otras cosas, además de no establecer un salario mínimo obligatorio! ¿Implementaría estos tipos de reformas Bernie Sanders? Me temo que no.

A su vez el economista Danés Lars Christensen explica que el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita Danés es mucho menor que el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de los Estados Unidos. Dicho economista atribuye tal efecto a las altas tasas impositivas y al extenso estado benefactor Danés que reducen la creación de riquezas y de capital en dicho país.

GDP per capita denmark

Esto no quiere decir que la economía danesa esté en problemas ni mucho menos, es uno de los países más prósperos del mundo. El análisis de Lars Christensen sirve para demostrar que el modelo estadounidense no es tan indeseable como indican los que respaldan el modelo supuestamente “socialista” de los países nórdicos, ya que el ciudadano promedio estadounidense es más rico que el ciudadano danés tal como indica el gráfico. Pienso que ambos países pueden aprender de sus distintos modelos y rescatar los aspectos positivos de los negativos.

Con respecto al llamado Socialismo del Siglo XXI, nada más hay que leer un diario o un noticiero para darnos cuenta de lo desastroso que ha sido en los países latinoamericanos, especialmente Venezuela. Altas tasas de desempleo, inflación, aumento de niveles de pobreza, escasez de productos y servicios entre otros, hablan de los gravísimos problemas que conlleva el autoritarismo y la abolición de la propiedad privada. Se podría decir que el socialismo del siglo XXI representa una versión mucho más violenta que la de los países socialdemócratas pero la esencia y su origen es el mismo, y no es otro que el intervencionismo estatal para regular, limitar y hasta eliminar la iniciativa privada.

El siguiente índice compilado por el Cato Institute (E.E.U.U.), llamado Misery Index, clasifica a los países de acuerdo al nivel de tasas de inflación, desempleo, tasa de interés en deuda pública. Entre más alto sea el nivel de inflación, desempleo, interés en deuda, más miseria. ¿Es extraño que dentro de América Latina, los países del bloque llamado “socialismo del siglo XXI” sean los países con mayores problemas económicos? Yo diría que no y que la historia y la teoría me respaldan.

Misery Index

Haciendo un viaje a través de la historia también me resulta importante recalcar las terribles acciones de los gobiernos socialistas, tales como las hambrunas. El Economista Benjamin Zycher recopiló datos sobre las hambrunas más devastadoras históricas y pudo observar que seis de las diez hambrunas más violentas ocurrieron en países socialistas. Las otras hambrunas, incluyendo la que sufrieron países tales como Nigeria, Bangladesh y Somalia se debieron en parte como resultado de políticas estatales fallidas, tales como controles de precios.

famines

Los jóvenes de hoy en día y los politicos que están interesados en el socialismo hacen caso omiso a la teoría e historia, y obviamente no entienden ni recuerdan como era el mundo de los países bajo régimen socialista. Hoy en día las hambrunas han prácticamente desaparecido, ni siquiera en países en constante guerra como Siria e Irak.

Las hambrunas han desaparecido por varios motivos, tal como los explica Marian L. Tupy, analista del Cato Institute (E.E.U.U.):

En primer lugar, porque la producción agrícola está en alza y el costo de los alimentos está más barato. Entre 1960 y 2015, la población mundial aumentó en un 143 por ciento. Durante el mismo período de tiempo, el precio de la comida ha bajado en un 22 por ciento. En segundo lugar, la humanidad ha crecido más rico y puede permitirse el lujo de comprar más alimentos. Durante los últimos 55 años, el ingreso anual promedio real per cápita en el mundo aumentó en un 163 por ciento. En tercer lugar, las comunicaciones y el transporte han mejorado enormemente y ahora es posible la entrega de ayuda alimentaria en todo el mundo en un tiempo relativamente corto. En cuarto lugar, la globalización y el comercio asegurar que los alimentos pueden ser adquiridos por cualquier persona, en cualquier lugar.” 

Si hay algo que respeto de aquellos que valoran la idea del socialismo es que efectivamente reconocen que el actual sistema mal llamado “capitalista” deja mucho que desear. La realidad es que hoy en día ningún país es netamente “capitalista”. Hoy en día todas las economías padecen de gobiernos intervencionistas y las crisis económicas, desigualdades y demás males que sufren las economías globales son resultados de políticas estatales intervencionistas, no de un mercado falto de regulación o del egoísmo. Ciertamente es preferible un sistema económico y político intervencionista a uno totalmente socialista y la solución pasa por entender el proceso de mercado, el rol del individuo y las instituciones en la sociedad, para así entender cómo se generan riquezas y el bienestar de la sociedad.

Citas:

https://berniesanders.com/democratic-socialism-in-the-united-states/

Denmark Tells Bernie Sanders It’s Had Enough Of His ‘Socialist’ Slurs

Bernie Sanders, Denmark and me

Socialism and famine

Socialism and hunger: a quick reminder

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s