Regulación e Intervencionismo: Ficción vs Realidad.

“Si se rechaza la libertad humana a causa de la falibilidad del hombre y la debilidad moral, necesariamente por la misma razón se debe rechazar cualquier tipo de intervención estatal.” – Ludwig von Mises

La teoría económica sobre la regulación e intervención estatal nos indica que los mercados que no son regulados frecuentemente fracasan, desde crear monopolios al tema de las externalidades. Se dice que un gobierno que promueve la eficiencia social contrarresta dichas fallas de mercado y protege al público general a través de regulaciones. Esta visión tiene como mantra que el gobierno regula la entrada de oferentes en un mercado para asegurar que los consumidores compren productos de alta calidad de vendedores “deseados”. Dicha regulación estatal reduce las fallas de mercado tales como productos de mala calidad por medio de vendedores inescrupulosos, y de externalidades tales como la contaminación ambiental. Todo esto es realizado por medio de “buena fe” para asegurar que las empresas cumplan con estándares mínimos para proveer un servicio aceptable. Obteniendo el “sello de aprobación” del Estado, nuevas empresas adquieren reputación para comerciar con el público general y con otras empresas. La teoría económica de la regulación predice que entre más estrictas sean las leyes que limitan la entrada de nuevos participantes en los mercados, entonces los resultados para la sociedad serán mayormente óptimos que sin dichas intervenciones.

Al contrario, la teoría económica de la elección pública, ve al gobierno como un ente menos benigno y a la regulación como una ineficiencia social. Hay dos argumentos que respaldan la conclusión de los teóricos de la elección pública. El primer argumento gira en torno al concepto de “captura regulatoria”, y ésta explica que las regulaciones son adquiridas por las industrias afectadas y diseñadas con el propósito de su beneficio. Los mal llamados empresarios, que vienen siendo aliados del poder político promueven regulaciones y leyes que les permiten obtener ganancias para ellos mismos, debido a que pueden transferir los costos de información y organización a los consumidores. Las regulaciones crean “barreras de entrada” que restringen la competencia y que permite que dichas empresas beneficiadas del poder gubernamental adquieran un mayor porcentaje de cuotas de mercado, damnificando así al consumidor. El segundo argumento a favor de la teoría económica de la elección pública indica que las regulaciones son llevadas a cabo para el exclusivo beneficio de los políticos y burócratas. La clase política utiliza las regulaciones para crear ganancias y obtenerlas a través de sobornos, votos y contribuciones a campañas. Una importante razón por la cual estos permisos y regulaciones existen es debido a que otorga poder a los oficiales electos para negar permisos y así obtener sobornos para entonces otorgar licencias sobre cualquier tipo de actividad comercial.

regulatory capture

La creación de ganancias para los burócratas y los políticos a través de la regulación gubernamental es a menudo ineficiente en parte porque los entes reguladores son desordenados, y en otra parte porque las políticas públicas que llevan a cabo distorsionan e incrementan las ganancias obtenidas por medio de la corrupción. Las regulaciones de entrada a mercados permiten a los entes reguladores cobrar coimas de posibles entrantes y no sirve ninguna función social. En muchas ocasiones cuando una persona o empresa toma la decisión de invertir en cierto negocio, o entrar a competir en cierto mercado, es sujeto a todo tipo de trabas burocráticas y en casos extremos, a tratos de extorsión, presentándole al inversor o empresa una gran cantidad en atrasos de permisos, y obstáculos al menos que se realice un pago significativo por adelantado.

Es muy importante tener en cuenta los motivos y las razones por la cual las regulaciones gubernamentales son creadas e impuestas. En muchas ocasiones por afán de buenas intenciones se aplican regulaciones que terminan en resultados nefastos y pérdidas hacia la sociedad en general. La realidad es que los países en donde hay mayor acceso al poder político, mayor restricción al órgano ejecutivo y mayores derechos políticos, tienen regulaciones de entrada que son menos dañinas que los países cuyos gobiernos son menos representativos, menos limitados y donde hay menor libertad – tanto civil como económica. Es por esto que hay que tener siempre un ojo crítico a toda propuesta de ley.

Artículo publicado en el Diario La Prensa, el lunes 29 de febrero de 2016. http://impresa.prensa.com/opinion/Regulacion-intervencionismo-realidad-Jaime-Narbon_0_4426807345.html

Advertisements

One thought on “Regulación e Intervencionismo: Ficción vs Realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s