Patrón Oro, Dolarización Flexible y Free Banking: Alternativas Institucionales a la Banca Central

“Lo que es necesario para prevenir la expansión del crédito recurrente es regir a los bancos bajo las leyes comerciales y civiles sobre todo individuo y firma. No hay razón alguna para abandonar los principios de la libre empresa en el campo de la banca”– Ludwig von Mises[1]

Para muchos economistas y analistas políticos es impensable un sistema monetario-bancario sin la existencia de un banco central, sin embargo la banca central es una institución relativamente moderna, inclusive en el año 2013, la reserva federal estadounidense recién cumplió 100 años de existencia.

Antes de la existencia de un banco central, el sistema monetario estaba regido por dinero basado en metal, principalmente el oro y la plata, que cumplían con los requisitos del dinero como medio de intercambio, medio de conservación de valor entre otros. La política monetaria en este sistema monetario era determinada por cambios en la oferta de oro y cambios en la demanda de oro. Mejor dicho, no existía política monetaria, las tasas de interés y el crédito bancario eran determinadas por dichos cambios en la oferta y demanda de oro. En la época del patrón oro, especialmente durante los años del patrón oro clásico, la estabilidad monetaria era muy sólida, con períodos de estabilidad de precios y en muchas instancias, deflación de precios como consecuencias de avances tecnológicos y de productividad. Realmente, las grandes inflaciones históricas se dieron por emisiones en tiempos bélicos que no fueron respaldadas por oro y también por devaluaciones y confiscaciones realizadas por los aparatos estatales. El siguiente gráfico es muy revelador; muestra la evolución del índice de precios al consumidor en los Estados Unidos a través de los distintos regímenes monetarios que fueron establecidos.

Performance CPI under different monetary arrangements

Fuente: Reserva Federal de Minneapolis/Iván Carrino

Como se puede apreciar en el gráfico, la inflación era prácticamente nula o muy estable durante los años en el que el sistema monetario estaba relacionado al metal precioso. Tanto con el patrón oro clásico, como con el patrón cambio oro, siendo el primero aún más beneficioso para el equilibrio monetario. Los problemas inflacionarios en Estados Unidos se agravan coincidentemente con el establecimiento de las políticas monetarias y el manejo de las variables económicas. También, no es coincidencia que las grandes crisis económicas y los mayores ciclos económicos, se hayan dado bajo el mandato y administración monetaria por parte de las autoridades gubernamentales.

Además de anclar el sistema monetario-bancario a un patrón oro, existe también otra alternativa que lograría limitar los efectos de la política monetaria en la macroeconomía y en las finanzas estatales. Esta alternativa es la dolarización flexible. La dolarización flexible, tal como la explican Nicolás Cachanosky e Adrián Ravier, “suele entenderse por dolarización, que un país adopte el dólar americano como moneda nacional en lugar de su propia moneda. Sin embargo, un país puede “dolarizar” la economía mediante la adopción de una moneda distinta al dólar americano. La dolarización flexible no sugiere el cambio de una moneda nacional, por otra única moneda, en cambio, sugiere que se permita a los residentes de un país y empresas, utilicen la moneda de su elección”[2]. La dolarización es una alternativa a un sistema bancario especialmente diseñada para países donde hay tasas de inflación y déficits fiscales insostenibles, como es el caso de países en Latinoamérica. Inclusive, en países como Panamá y Ecuador, que actualmente son dolarizados, presentan estabilidades macroeconómicas que en otros países son impensables, como en Venezuela y Argentina, donde las autoridades monetarias financian el gasto público mediante la emisión de dinero fiat, que impulsa la inflación de precios y destruye el valor monetario local. Si bien podría decirse que los países dolarizados están a la merced de las políticas monetarias de Estados Unidos, no sufren de las inflaciones desmesuradas de otros países no dolarizados y sus gobiernos no pueden financiar el déficit fiscal ni el gasto público ya que no tienen el poder monopolista de la emisión de dinero. Precisamente en este último punto se encuentra la gran ventaja de la dolarización flexible en torno al equilibrio monetario.

La última alternativa monetaria que se considerará en este post es la de un sistema de banca libre privada ó “free banking”. Por banca libre, Ravier y Cachanosky explican “que se permita a las instituciones financieras emitir sus propios billetes convertibles en dólares estadounidenses o cualquier otra moneda o mercancía de la elección del mercado. Los bancos deben ser autorizados a emitir sus propias notas convertibles. Si bien esta práctica puede parecer extraña, es un fenómeno bien conocido y documentado en la historia económica que persiste incluso hoy en algunos países. Antes del siglo 20, en los países en el cual los bancos comerciales emitían sus propios billetes y no eran regulados por bancos centrales, la estabilidad macroeconómica y financiera era notablemente superior”[3]. Un sistema de free banking es una seria alternativa a un banco central, y es que como indica la frase de Ludwig von Mises al inicio de este apartado, no hay razón por la cual el sistema bancario no debe estar regido por las mismas leyes de mercado e imperio de la ley que otras instituciones si se rigen. Con un sistema de banca libre, la competencia entre bancos sirve para que el cliente obtenga el mejor servicio, no existía prestamista de última instancia cosa que limitaría el problema de riesgo moral y también limita la expansión crediticia, ya que si los bancos emiten más billetes que el dinero respaldado, fácilmente un cliente se daría cuenta y podría retirar los depósitos y enviarlos a otro banco con mayor solidez. Un banco que emite billetes más de la cuenta demuestra problemas financieros que cómo en todo mercado, hace que los clientes opten por alternativas.

Theory of Free Banking Selgin

Concluyendo este post, podemos observar que es una falsa afirmación por parte del mainstream que es necesario la existencia de un banco central para garantizar la estabilidad macroeconómica, financiera y bancaria. Alternativas Institucionales como lo son el patrón oro clásico, la dolarización flexible y free banking demuestran no solamente que es posible obtener equilibrios monetarios favorables bajo dichos órdenes institucionales, si no que se logra dicha estabilidad monetaria con resultados ampliamente superiores, tal como la historia lo demuestra.

Citas:

[1] Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics Op. Cit., Ludwig von Mises Institute, 1999, 3rd revised Edition, Henry Regnery Publishing, p.443.

[2] Nicolas Cachanosky y Adrián Ravier, Una propuesta de reforma monetaria para Argentina: Dolarización Flexible y Banca Libre. Metropolitan State University of Denver y Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Enero de 2014.

[3] Nicolas Cachanosky y Adrián Ravier, Op. Cit. Metropolitan State University of Denver y Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Enero de 2014. Un ejemplo de un país en la actualidad con un sistema de banca libre en el cual los bancos privados emiten sus propios billetes es Hong Kong. En el siglo 20, países como Escocia en el Reino Unido y Canadá en Norteamérica, gozaron de una banca libre con resultados macroeconómicos y financieros satisfactorios. Para más detalle ver The theory of free banking y free banking in Scotland por George Selgin y Lawrence White, respectivamente.

Advertisements

One thought on “Patrón Oro, Dolarización Flexible y Free Banking: Alternativas Institucionales a la Banca Central

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s