Intervencionismo en el Sistema de Precios de Mercado: Análisis Económico de los Controles de Precios.

Toda la diferencia entre un mal economista y un buen economista es ésta: uno se limita el efecto visible; el otro tiene en cuenta el efecto que se ve y los que hay que prever” –Frédéric Bastiat[1]

Control de Precios

En el post anterior analizamos la importancia que poseen los precios en el mercado como regulador y coordinador de actividades e intercambios subjetivos de participantes en el mercado; además de ser transmisores de información y conocimiento disperso, siguiendo la tradición Hayekiana de la Escuela Austriaca de Economía. Es ahora el turno de entrar de lleno en el tema de los controles de precios, y explicar sus efectos nefastos en la economía y sobre todo para la coordinación que existe en la sociedad.

Primero que todo, es importante esclarecer que los controles de precios, representan medidas que no son para nada nuevas . Nada más que lo contrario. Los controles de precios llevan realizándose desde tiempos antiguos. Generalmente, éstas medidas de controles de precios, en el caso de establecer precios máximos, se llevan a cabo principalmente por confundir las causas con los efectos del gasto público excesivo y de políticas monetarias inflacionarias por parte de los aparatos estatales. Los gobernantes en este sentido al observar que el costo de vida de la sociedad entra en alza y al ver que los precios de artículos ya sea de primera necesidad u otros se incrementan, conlleva a que se tomen estas medidas de querer congelar los precios para ofrecer un alivio a los individuos, pero realmente, y al mismo tiempo, lo que procuran los gobernantes es lograr que con esta medida nefasta de querer controlar los precios es poder continuar con el gasto público excesivo para financiar proyectos políticos, mantener un abultado sector público y al mismo tiempo continuar con políticas monetarias inflacionarias, impulsadas por los Bancos Centrales, que si bien logran financiar los déficits fiscales, no hacen más que empeorar la situación inflacionaria que han provocado al establecer incrementos de precios constantes como resultado de monetización de deuda estatal o expansión crediticia.

La medida más común de controlar los precios  que realizan los gobernantes es la de imponer un precio máximo sobre uno o varios artículos en el mercado. Las autoridades estatales y los que comparten la imposición de esta medida de querer imponer un precio máximo argumentan que es una cuestión de ética moral, que no es justo que las personas, sobre todos los que trabajan y tienen ingresos fijos, tengan que pagar un precio que, siempre según lo que ellos piensan, consideran muy altos e inclusive llegan al punto de considerarlos desorbitados. Cómo bien indica el Dr. Alberto Benegas Lynch (h), “habitualmente aquellos precios que son políticamente establecidos, ponen de manifiesto el deterioro en el poder adquisitivo del dinero debido a la inflación monetaria que los gobiernos provocan[2].

Recordemos que los precios libres en el mercado reflejan las distintas valoraciones subjetivas de los participantes individuales en el mercado. Los precios, se utilizan de forma subjetiva para tomar decisiones en el diario vivir.  Después de todo, el mercado lo formamos todas las personas que salen a la calle en busca de una mejor calidad de vida. Los precios son esenciales para la coordinación de conocimientos en la sociedad, un conocimiento que solo los participantes individuales en el mercado poseen y que son imposibles que las autoridades estatales sepan, a pesar de que tienen el poder de establecer precios políticos que en ningún momento serán los precios que el mercado determinaría.

En muchísimas ocasiones, por no querer decir en la gran mayoría de los casos, las propuestas de control de precios para establecer precios máximos se implementan en los llamados “precios de primera necesidad”[3]. Hablar de imponer precios máximos a artículos de “primera necesidad” afirmando que estos artículos son más importantes que otros artículos en el mercado y que por esto es necesario que se apliquen dichos congelamientos de precios es algo totalmente absurdo y además refleja una gran paradoja, porque como bien asevera el Dr. Benegas Lynch (h), “Cómo generalmente los primeros bienes objeto del referido control son los llamados “de primera necesidad”, es en estos sectores donde con más intensidad se ponen de manifiesto los inconvenientes que trae aparejados el precio máximo”[4]

Control de Precios 2

¿Qué ocurre cuando se imponen controles de precios? ¿Qué implican los precios máximos? Cuando los gobiernos intervienen en los precios libres del mercado, ocurren varios fenómenos:

  1.  Al imponer un precio máximo, es decir, un límite sobre el cual el precio fijado políticamente por las autoridades estatales es más bajo que el que determinaría ceteris paribus el mercado, se produce una expansión en la demanda sobre dicho producto, ya que la situación en el mercado cambia; ahora hay una mayor cantidad de personas que podrán obtener el bien o los bienes que están siendo congelados.
  2. Al establecer precios máximos sobre determinados productos, se estaría eliminando o reduciendo los incentivos que tienen los empresarios y productores hacia la producción de dichos productos, dando como resultado una contracción de la oferta sobre dicho producto, ocasionando el ya famoso fenómeno de escasez de productos que observamos en países donde los gobernantes irrespetan los derechos individuales como es el caso de Venezuela, por ejemplo.
  3. El tercer efecto de los controles de precios como resultado de la imposición de precios máximos, es que comienzan a darse pérdidas monetarias y quiebras financieras en las empresas cuyos márgenes operativos son bajos y que se dedican y dependen de la producción, compra y venta de dichos productos que el gobierno decide congelar los precios. Estas pérdidas y quiebras financieras ocurren como consecuencia de que se reduce la competencia en el mercado de los productos a controlar, a favor de empresas que tienen mayores ganancias, mayores márgenes operativos y que generalmente, se da el caso de que tienen conexiones y son allegados a los círculos de poder politico.
  4. El último fenómeno que ocurre como resultado de la imposición artificial de precios máximos en el mercado por parte de las autoridades estatales es quizás el más importante de todas las consecuencias nefastas que implican controlar los precios. Cuando las autoridades estatales imponen precios ajenos a los dictámenes del mercado se alteran las valoraciones subjetivas de los participantes individuales en el mercado, produciendo señales falsas para aquellos que invierten, consumen o ahorran. Está distorsión en el mercado, conlleva a serios desajustes en las preferencias temporales de los participantes en el mercado, produciendo inversiones en áreas las cuales no serían rentables en condiciones de mercados no intervenidos. Ocurren asignaciones incorrectas de recursos valiosos, que como es de saber son escasos, mientras que las necesidades de los individuos en el mercado son ilimitadas[5]. En la medida que se van desarrollando e implementando los controles de precios, se van haciendo más difíciles los cálculos económicos, las evaluaciones de proyectos y los análisis contables que se efectúan en las decisiones diarias de las empresas e individuos en el mercado, ya que los precios impuestos no reflejan las valoraciones subjetivas de los participantes individuales en el mercado, si no las preferencias de los gobernantes que desean imponer precios de su agrado y que nada tienen que ver con los precios que se determinarían en el mercado. Este último punto, sobre la imposibilidad de los cálculos económicos dentro de un sistema planificado, como es el de la asignación de precios por parte de las autoridades estatales, es explicado de forma magistral por el Dr. Alberto Benegas Lynch (h). Según el Dr. Benegas Lynch (h), “Si no hay precios no hay posibilidad de registrar anotaciones contables puesto que los valores del activo, pasivo, patrimonio, neto, incluyendo los correspondientes cálculos de depreciaciones, etc., carecen de sentido económico debido a que en lugar de tomar como base los precios, se toman los números que circunstancialmente dicta la autoridad política. Tampoco revisten significado alguno los estudios de factibilidad puesto que esto se basa en precios presentes y futuros. Cómo el socialismo significa la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, se deduce de lo anterior que tal régimen, no hay posibilidad de cálculo económico”.[6]

Como indicara al inicio de este post, los controles de precios no son nada nuevo. Los controles de precios vienen implementándose por los gobiernos desde la antigüedad. Los Economistas Robert L. Schuettinger y Eamonn F. Butler han documentado que hay más de 40 siglos de controles de precios en la historia económica mundial en su obra “40 centuries of Wage and Price Controls: How not to fight inflation”. No nos debe sorprender que los controles de precios decretados por gobiernos modernos en países como Venezuela y Argentina, por ejemplo, ofrezcan los mismos resultados adversos que se explican en el análisis económico realizado en este post. Como defensores de la Sociedad Abierta, es primordial defender la naturaleza del orden social imperante del mercado y con ello la importancia de que los precios reflejan las condiciones reales del mercado y de las valoraciones subjetivas de los individuos.

fundamentos de analisis economico

Citas:

[1] Frédéric Bastiat, Lo que se ve y lo que no se ve, en Obras Escogidas Madrid: Unión Editorial, 2004

[2] Alberto Benegas Lynch (h), Op. Cit, p.177

[3] Los casos más reciente que puedo recordar de gobernantes utilizando los “precios de primera necesidad” para justificar la imposición de precios máximos podemos encontrarlos en la actual administración de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, en Venezuela, bajo la administración de Nicolás Maduro, y recientemente, con el Presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela.

[4] Alberto Benegas Lynch (h), Op. Cit, p.178

[5] Jaime Narbon, “Precios libres y control de precios”, Diario La Prensa, 2 de junio de 2014), http:// http://www.prensa.com/impreso/opinion/precios-libres-y-control-precios-jaime-narbon/335112. Para una mayor y completa explicación de los efectos de los precios máximos en la economía, hacer referencia a la Obra ya citada con anterioridad de Alberto Benegas Lynch (h), Op. Cit, p.178-180

[6] Alberto Benegas Lynch (h), Op. Cit, p.190

Advertisements

3 thoughts on “Intervencionismo en el Sistema de Precios de Mercado: Análisis Económico de los Controles de Precios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s