La Banca Central y El Ciclo Económico

BOOM-TO-BUST

“Cierto, los gobiernos pueden reducir la tasa de interés en el corto plazo. Pueden emitir dinero en papel adicional. Pueden abrir las vías a la expansión del crédito por medio de los bancos. Entonces pueden crear un auge artificial y la ilusión de prosperidad. Pero dicho auge está destinado a colapsar tarde o temprano y con ello, la depresión consiguiente”. – Ludwig von Mises[1]

Esta frase de Ludwig von Mises es muy reveladora. Analizándola de manera cuidadosa se puede apreciar que el ciclo económico está relacionado con la intervención estatal. Particularmente, se puede apreciar que las autoridades estatales tienen el poder expandir el crédito y reducir las tasas de interés en el corto plazo, generando en sí un auge. Mises también nos explica en esta importantísima frase, que el auge es particularmente corto y que por ende tiene fecha de expiración. Dicha fecha de expiración no es más que una reversión del auge económico artificialmente estimulado, lo que denomina Mises como la depresión consecuente. El propósito de este post, es explicar cómo los bancos centrales son responsables de los ciclos económicos y como la política monetaria de expansión del crédito a través de la reducción de las tasas de interés da origen al proceso de auge artificial que necesariamente debe terminar en una caída. En pocas palabras el ciclo económico es un período de auge insostenible.

Antes de entrar de lleno en la explicación del rol que cumple la banca central en propulsar el auge insostenible, es primordial explicar la diferencia que existe entre ciclos económicos y fluctuaciones económicas. En muchas ocasiones se ha confundido periodos de volatilidad temporal en los mercados financieros con los ciclos económicos, algo que es incorrecto. Fluctuaciones económicas se refieren a los cambios que ocurren en las preferencias temporales que ocurren en los mercados. Por esto, me refiero a que las fluctuaciones ocurren debido a los cambios de las preferencias que realizan los consumidores en el mercado. Estos cambios se ven reflejados en los precios relativos, que son las relaciones que tienen un precio sobre otro. Es muy preocupante y erróneo que eruditos, economistas y “policy makers” confundan cambios en las preferencias temporales de los participantes individuales en el mercado como algo que afecte de forma negativa a la economía en líneas generales, debido a que las fluctuaciones económicas se manifiestas en sectores particulares dentro de la esfera económica. Y esto es debido a que en la gran mayoría de la literatura económica y en las teorías de precios mainstream se ignora el rol de los precios relativos, por un estudio de precios agregados y modelos de equilibrio general-estático. Las fluctuaciones económicas, al estar concentradas en sectores específicos, no deben ser confundidas con los ciclos económicos. Un ejemplo clásico de una fluctuación económica ocurre cuando por ejemplo se llega a los meses del año en el que el clima se torna frío. Es este caso, seguramente el costo de combustible para calentar los hogares tiende a subir, al igual que el precio de los abrigos, guantes y demás productos que sirven para mantener un estado corporal caliente y que sirva para afrontar el frío. Lo que ocurre aquí no es nada más y nada menos que un cambio en las preferencias tanto de los consumidores, productores y demás participantes individuales en el mercado en anticipación del clima que está cambiando. Esto se ve reflejado en los precios relativos. Aunque simple y básico, este ejemplo ayuda a comprender lo que representa una fluctuación económica, que es un fenómeno que ocurre naturalmente en el mercado. Al contrario, un ciclo económico está íntimamente relacionado a distorsiones monetarias que permiten que el crecimiento económico sea producto de que las inversiones y la actividad económica sea concentrada en un sector específico. En el período de auge, es difícil apreciar un ciclo económico ya que las inversiones como resultado de actividad económica tienden a ser fructíferas, por más alocadas que parezcan. Un ejemplo claro es en los periodos de auge económico, la construcción de rascacielos que rompen el record de altitud[2] y que luego después de la caída del auge terminan en revelarse inversiones erróneas. La explicación de los ciclos económicos esta entonces en lo que Murray N. Rothbard, en su clásico tratado sobre la gran depresión explica como “Cluster of Errors”[3]. La explicación que se hace Rothbard para diferenciar el ciclo económico de las fluctuaciones naturales en el mercado es ¿Por qué de la nada ocurren errores masivos de inversión en líneas generales?[4] La razón explica Rothbard tiene que ver en que las condiciones de mercado han sido distorsionadas por los bancos centrales que al expandir el crédito, reduciendo la tasa de interés de forma artificial, ha engañado a los inversores que obtienen el crédito barato y se lanzan a emplear recursos para inversiones de largo plazo, y que al cambiar las condiciones de mercado ya sea por una alta inflación o por motivos de alta deuda privada, las autoridades monetarias deciden cambiar curso, contraer el crédito que propicia una subida en la tasa de interés y que conduce a que los inversores no puedan completar los proyectos que en el período de auge si se estimaban posibles de completar.

Al haber explicado las diferencias primordiales entre las fluctuaciones económicas y el ciclo económico, es importante explicar con detalle como la banca central es la institución gubernamental que hace que los ciclos económicos sean una realidad y cómo a través de sus intervenciones en el sistema financiero contribuyen a que existan desequilibrios monetarios. Para llevar a la conclusión de que es la banca central la institución culpable de la creación de los ciclos económicos hay que primero explicar porque este fenómeno no es natural en el mercado. En un mercado no intervenido, no ocurren inversiones erróneas masivas en sectores particulares de la economía, por la simple razón de que no todos los emprendedores o participantes individuales del mercado se dedican a invertir sus recursos en una misma línea o sector de negocios, algo que sí ocurre cuando hay intervención estatal por medio de las autoridades monetarias. En un mercando donde el equilibrio monetario está determinado por la igualdad entre la oferta monetaria y la demanda monetaria, las preferencias temporales entre los consumidores, ahorradores e inversores están determinadas por la tasa de interés de mercado. La tasa de interés natural, término que fue establecido por el economista sueco Knut Wicksell, es esta tasa de interés que ocurre cuando la hay un equilibrio en el mercado de fondos prestables. Mises, que expandió en la idea de la tasa natural de interés Wickselliana, explica que la relación consumo presente-consumo futuro es determinada por las preferencias temporales de dichos consumidores o participantes individuales en el mercado. Esto da origen a la tasa natural de interés, en la cual una preferencia temporal baja, en el cual los individuos prefieren consumir menos en el presente que en el futuro, hace que la tasa de interés pura o natural sea menor o baje. Lo mismo ocurre en caso contrario, cuando las preferencias temporales de los individuos cambian, de manera que se prefiera consumir más en el presente que en el futuro, entonces el efecto es contrario con respecto a la tasa de interés natural. La tasa de interés tiende a subir o a apreciarse. El fenómeno que produce entonces una reducción o un incremento en la tasa de interés natural debido al cambio en preferencias temporales de los individuos afecta directamente a la tasa natural de mercado. Preferencias temporales bajas, permiten que la tasa de interés de mercado que en resumidas cuentas es la tasa de interés que se refleja en el mercado de fondos prestables, hace que dicha tasa se reduzca, lo que alarga la estructura de producción de la economía, haciendo que las inversiones se realicen en sectores que son sensitivos a una tasa de interés a la baja, como lo es en activos financieros, hipotecarios y en general, sectores de la economía que es mayormente capital intensiva. Al contrario, cuando las preferencias temporales son altas, tanto la tasa natural como la tasa de mercado, ceteris paribus, tenderán a moverse en alza debido a que se prefiere el consumo en el corto plazo ante la inversión en el largo plazo. Realmente la tasa de interés en el mercado de fondos prestables se comporta de la misma manera que cualquier otro precio en otro sector de mercado. La tasa de interés sirve para regular la actividad bancaria, sirve como precio coordinador entre prestatarios y prestamistas.

            Al haber explicado cómo funciona el mercado de fondos prestables y el rol de la tasa de interés (tanto la natural cómo la de mercado) cuando no hay intervención estatal, es ahora importante explicar que ocurre cuando entra en juego la banca central e interviene mediante la política monetaria en la expansión del crédito bancario y la fijación de la tasa de interés en el mercado de fondos prestables de manera artificial sin que haya cambiado las preferencias temporales de los consumidores y sin previo ahorro necesario. Cuando las autoridades monetarias, en este caso el banco central decide embarcar una política monetaria expansiva, lo que hace es que reduce la tasa de interés de mercado por debajo de la tasa natural de interés. Al expandir el crédito mediante el sistema bancario, la banca central invita al desequilibrio monetario, debido a que permite que la estructura de capital se ensanche, es decir, permite que proyectos de inversión de larga duración se hagan factibles sin que las preferencias temporales de los participantes individuales en el mercado hayan cambiado. No hay ahorro previo que sirva para aumentar la oferta de crédito en el mercado de fondos prestables, más sin embargo esa es la conclusión que llegan los emprendedores que observan que la tasa de interés en dicho mercado está a la baja. Para un emprendedor o inversor, es muy difícil distinguir entre una tasa de mercado artificialmente baja sin el requisito del ahorro previo, y una tasa de mercado que naturalmente baja como consecuencia de una preferencia temporal baja. Los emprendedores al observar que la tasa de interés en los préstamos bancarios esta baja, se lanzan a invertir en proyectos de larga duración. Rápidamente el dinero de nueva creación produce un auge económico: impulsa un alza en los factores de producción como son los salarios lo que impulsa a un incremento en el consumo. A su vez el incremento en el consumo aumenta la demanda de productos consumibles, lo que genera un alza generalizada de precios, que comúnmente se denomina inflación. Las autoridades monetarias al observar, mediante indicadores económicos como el índice de precios al consumidor (IPC), que la economía se está sobre expandiendo y que los precios están en alza, por temor a una inflación muy alta, revierten la política monetaria de expansión del crédito y tasas de interés artificialmente bajas al sentido totalmente opuesto, es decir, el banco central contrae la oferta monetaria, lo que impulsa un alza en la tasa de interés del mercado de fondos prestables. Al darse este fenómeno, muchos de los emprendedores que realizaron inversiones capital-intensivo y de larga duración observan que hay escasez de materia prima debido a la alza en el consumo, que las tasas de interés han subido y se les dificulta el financiamiento para terminar sus proyectos. Muchas de estas inversiones al no ser terminadas resultan en pérdidas financieras masivas, liquidaciones de activos, quiebras y dilapidación de capital. Se destruyen recursos que como es de saber son escasos mientras que las necesidades son infinitas. El período de auge económico llega a su fin, el período de caída ocurre, se llegan a dar pérdidas en los bancos, crisis financiera y recesión económica. Adrián Ravier, experto en el estudio de los ciclos económicos resume de forma brillante los efectos que ocurren cuando los bancos centrales deciden expandir el crédito, reducir las tasas de interés, para luego contraer el crédito e impulsar el alza en la tasa de interés del mercado de fondos prestables en su tratado de macroeconomía. Según Ravier, “Los empresarios (al observar que la tasa de interés de mercado experimenta una baja) en suma, se deciden a acometer nuevos proyectos de inversión, ensanchando y alargando las etapas de bienes de capital de la estructura productiva, es decir actuando como si el ahorro de la sociedad se hubiera incrementado, cuando de hecho tal cosa no ha sucedido. Significa esto que, así como en el caso del aumento del ahorro voluntario, tendía a producirse una coordinación entre el comportamiento individual de los diferentes agentes económicos, haciéndose compatibles entre sí, de manera que los recursos reales que eran dejados de consumir y se ahorraban permitían el mantenimiento y alargamiento de la estructura productiva, ahora el hecho de que los empresarios, al responder a la concesión de nuevos préstamos en forma de expansión crediticia, se comporten como si el ahorro hubiese aumentado, impulsa un proceso de desajuste o descoordinación en el comportamiento de los diferentes agentes económicos. Se trata, en suma, de un ejemplo típico de inducción a un error masivo de cálculo económico o estimación por parte de los empresarios sobre cuál habrá de ser el resultado de sus diferentes cursos de acción. Este error de cálculo económico tiene su origen en que los indicadores esenciales que es tenido en cuenta por los empresarios a la hora de actuar, el tipo de interés, es temporalmente manipulado y artificialmente reducido por los bancos en el proceso que emprenden de expansión crediticia”[5]. También el Dr. Richard Ebeling explica la situación desesperante en la que se encuentran los emprendedores al darse la caída que ocurre en los ciclos económicos. Según Ebeling, “Aquéllos que inicialmente habían tomado el crédito creado ahora se encuentran en numerosas dificultades para continuar y finalizar algunos de los proyectos de inversión de largo plazo, dado los crecientes costos de continuar empleando las cantidades requeridas de factores de producción que están regresando a los sectores de bienes de consumo de la economía. Comienza entonces a emerger una “crisis” a medida que cada vez más proyectos de inversión a largo plazo no pueden ser continuados por problemas financieros. La demanda por más créditos para poder continuar con los proyectos iniciados presiona el tipo de interés a la alza, creando una crisis aun mayor en los sectores de inversión de la economía. La fase expansiva o el boom del ciclo económico ahora se transforma en una fase contractiva o depresión del ciclo, a medida que un número creciente de proyectos de inversión colapsan, sean dejados incompletos, y resulten en una mala inversión de capital en proyectos de inversión largos y económicamente insostenibles”[6].

En Conclusión, luego de haber explicado cómo la banca central impulsa la creación del ciclo económico, además de explicar la diferencia entre ciclos económicos y fluctuaciones económicas, podemos comprender que  el ciclo económico lejos de ser algo innato en la inestabilidad de los mercados como sugiriera J.M. Keynes, es un fenómeno  que surge debido a la injerencia estatal en el Mercado del crédito y el dinero.

Federal Reserve

Citas:

[1] Ludwig von Mises, Omnipotent Government: The Rise of the Total State and Total War., Libertarian Press, 1985, p.251.

[2] Un estudio detallado entre la relación que existe entre la construcción de rascacielos y los ciclos económicos, ver el artículo de Mark Thornton, Skyscrapers and Business Cycles, Mises Daily, Ludwig von Mises Institute, Saturday, August 23, 2008. United States.

[3] Murray N. Rothbard, America’s Great Depression, Ludwig von Mises Institute, 2008, 5th Edition, p.8

[4] Según Rothbard, “The main problem that a theory of depression must explain is: why is there a sudden cluster of business errors? Murray N. Rothbard, America’s Great Depression, Ludwig von Mises Institute, 2008, 5th Edition, p.8

[5] Adrián O. Ravier, En Busca del Pleno Empleo: Estudios de macroeconomía austriaca y economía comparada.

[6] Richard M, Ebeling, La teoría austriaca del ciclo económico. The Future of Freedom Foundation (FEE). Febrero de 1999.

Advertisements

5 thoughts on “La Banca Central y El Ciclo Económico

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s