Socialismo Aplicado: El Caso de la Banca Central y la Política Monetaria

central bank cash

“Las fluctuaciones cíclicas en la economía no son ocurrencias que se originan en la esfera del mercado libre, más bien son un producto del intervencionismo gubernamental en las condiciones económicas designadas a reducir la tasa de interés por debajo del nivel de alza por el cual el mercado libre lo establecería” – Ludwig von Mises

En el post anterior, estuvimos analizando la imposibilidad del socialismo. En este post, me quiero dedicar a analizar los efectos de la política monetaria como un claro ejemplo de los argumentos que los economistas austriacos sostienen acerca de la “imposibilidad del socialismo” y el “problema del conocimiento”.

Posiblemente, no existan manifestaciones tan latentes de los efectos que produce el socialismo, que los controles de precios vía la tasa de interés que existen con total normalidad en los sistemas financieros de las economías modernas. Estos controles de precios en los sistemas financieros de las economías modernas son llevados principalmente por una institución que es ajena al libre mercado. Esta institución es la Banca Central. En países como por ejemplo en Estados Unidos, la Reserva Federal tiene el poder otorgado por el Congreso, para influir en los niveles de las tasas de interés de forma artificial mediante la expansion de la oferta monetaria. Los bancos centrales, debido a las leyes de curso forzoso de la moneda impuesta por los gobiernos, tienen la facilidad de manipular las tasas de interés de corto plazo que prestatarios y prestamistas en el sistema bancario utilizan para determinar y transferir ahorros para inversión. En la gran mayoría de las economías de países modernos, podemos observar la existencia de los bancos centrales. La fijación artificial de las tasas de interés por parte de los bancos centrales representa una manifestación latente de la imposibilidad del cálculo económico en socialismo, y en efecto, dificulta el libre ejercicio de la función empresarial.

La tasa de interés, que refleja la relación consumo presente – consumo futuro, es el precio del tiempo, que afecta las preferencias temporales en el mercado y el crédito en el sistema financiero. A su vez, los precios en el mercado transmiten información de conocimiento disperso y son esenciales para la coordinación de actividades que ocurren en el mercado. El caso del sistema financiero y el dinero no es diferente, por más que ciertos economistas quieran decir lo contrario. La tasa de interés, en el sistema financiero cumple un rol vital de coordinación entre los individuos que ahorran, los que consumen y los que invierten. Los bancos centrales, al expandir el crédito y reducir la tasa de interés de mercado por debajo del nivel que establece la tasa natural de interés, están en efecto creando distorsiones en el mercado financiero y “controlando” el precio elemental que sirve para dicho sistema opere de manera eficiente canalizando las inversiones, los ahorros y el consumo, además de reflejar las preferencias temporales de los participantes individuales en el mercado.

La reducción artificial de la tasa de interés en el mercado y el control de precio en el sistema monetario-financiero que representa, hace que en efecto, se dificulten los cálculos económicos y la evaluación de proyectos financieros, resultado que como se explicó anteriormente, es una de las características del socialismo, entendido como todo atentado coactivo en contra de la función empresarial. Los bancos centrales al manipular las tasas de interés a la baja, logran que se expanda la demanda de préstamos bancarios por parte de los empresarios en el mercado que ven como el costo de capital y el riesgo sobre inversiones a corto y largo plazo se ven reducidos. Cuando ocurre la expansión crediticia por medio de la banca, impulsada por una reducción artificial en la tasa de interés, se inician proyectos financieros que hasta el momento en el que ocurrió la expansión del crédito no eran rentables. Los controles de precio en el mercado financiero por medio de la manipulación de la tasa de interés hace que ocurra una distorsión en el mercado bancario porque hace que los nuevos proyectos financiados se hayan logrado obteniendo préstamos sin el debido ahorro previo que en condiciones de mercados no intervenidos serían necesarios. Este fenómeno que se acaba de explicar, es lo que en la literatura económica, principalmente en los escritos de los economistas de la escuela austriaca, denominan como período de auge insostenible, o ciclo económico, que tarde o temprano, debido a un aumento en la inflación al nivel de precios o por escasez de materias primas para continuar los proyectos, o por falta de ahorros en el sistema bancario, tiende a provocar fuerzas de mercado que hacen que sea inevitable la alza en los tipos de interés; desmoronando el periodo de auge inicial convirtiéndolo en caída.

Al reducirse la expansión crediticia, se ponen en manifiesto los errores en las inversiones realizadas por los empresarios, que resultan en pérdidas contables de gran escala, deudas bancarias, crisis financieras y últimamente, en recesiones económicas. En otras palabras, los controles de precios a través de la manipulación de la tasa de interés por parte de los bancos centrales y la expansión crediticia representan errores de cálculo económico por parte de los empresarios que no pudieron estimar sus acciones adecuadamente a la hora de llevar a cabo inversiones y proyectos financieros de largo plazo, generalmente de capital intensive. Ejemplos de estos errores de cálculo económico los pudimos apreciar en la crisis sub prime de 2007-2008 y anteriormente en la crisis punto com de 2001-2002.

El economista argentino Adrián Ravier, proporciona una explicación magistral sobre los efectos que conlleva la manipulación artificial de la tasa de interés y la expansión crediticia en la economía. Según Ravier, en su obra En Busca del Pleno Empleo “Los empresarios (al observar que la tasa de interés ha sido reducida) se deciden a acometer nuevos proyectos de inversión, ensanchando y alargando las etapas de bienes de capital de la estructura productiva, es decir, actuando como si el ahorro en la sociedad se hubiera incrementado, cuando de hecho tal cosa no ha sucedido. Significa esto que, así como en el caso del aumento del ahorro voluntario se tiende a producirse una coordinación entre el comportamiento individual de los diferentes agentes económicos, haciéndose compatibles entre sí, de manera que los recursos reales que eran dejados de consumir y se ahorraban permitían el mantenimiento y alargamiento de la estructura productiva, ahora, el hecho de que los empresarios, al responder a la concesión de nuevos préstamos en forma de expansión crediticia, se comporten como si el ahorro hubiera aumentado, impulsa un proceso de desajuste o descoordinación en el comportamiento de los diferentes agentes económicos. En efecto, los empresarios se lanzan a invertir y alargar lateral y longitudinalmente la estructura productiva real sin que los agentes económicos hayan decidido aumentar su ahorro en el volumen necesario para financiar nuevas inversiones. Se trata, en suma, de un ejemplo típico de inducción a un error masivo de cálculo económico o estimación por parte de los empresarios sobre el cual habrá de ser el resultado de sus diferentes cursos de acción. Este error de cálculo económico tiene su origen en que uno de los indicadores esenciales que es tenido en cuenta por los empresarios a la hora de actuar, el tipo de interés (y las mayores o menores facilidades del mercado crediticio), es temporalmente manipulado y artificialmente reducido por los bancos en el proceso que emprenden de expansión crediticia”

Cómo podemos apreciar, los controles de precios en el sistema financiero vía la manipulación de las tasas de interés representan un atentado por parte de las autoridades monetarias-estatales al libre ejercicio de la empresarialidad, al derecho de propiedad y representan un ejemplo inequívoco de la descoordinación social que produce el intervencionismo estatal en el sistema financiero. Por esto, es sumamente importante limitar el accionar de los bancos centrales y la política monetaria mediante la aplicación de reglas monetarias que limiten su accionar, eliminar el curso forzoso y el monopolio estatal sobre el dinero, mediante el establecimiento de competencia entre monedas y banca libre.

En Busca del Pleno Empleo Ravier

Advertisements

2 thoughts on “Socialismo Aplicado: El Caso de la Banca Central y la Política Monetaria

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s