Educación anquilosada

¿Sabes cuánto es el presupuesto del Meduca para 2015? $1,274 millones para la operación de las 3,275 escuelas oficiales —1,405 sin internet y 955 sin luz eléctrica— a las que se estima asistirán 698,985 estudiantes. Esto sale a un costo promedio por estudiante de $1,822 ($182 dólares al mes). ¿Es mucho o poco?

  Escuela de Los Asientos, Los Santos, Panamá.
Flickr / Guillermo A. Durán.

La mejor referencia que tenemos es un estudio de la Acodeco sobre el costo de 43 escuelas privadas, realizado en 2013. En este se determinó, por ejemplo, que el costo promedio anual para primero y segundo año era de $1,841 dólares ($184 al mes). ¡Prácticamente igual que las escuelas públicas!

Si excluimos las 5 escuelas más caras encuestadas (hasta $6,500 al año) y las 5 escuelas más baratas (desde $750 al año), de tal forma que nos quede una media que refleje mejor el costo promedio de una escuela privada en Panamá, con las 33 escuelas del medio obtenemos un rango más razonable, que va desde $1,066 hasta $2,550 al año. En promedio, el costo anual de estas 33 escuelas era de $1,589 dólares ($158 al mes), ¡mucho menos que en las escuelas oficiales!

En el sector público estamos gastando más por estudiante que en el sector privado y no hay ningún indicador que muestre un resultado superior. Con esto no quiero decir que no haya escuelas públicas buenas ni que no haya escuelas privadas malas, solo enfatizo lo costoso que es el sistema, sus bajos resultados, y que en el sector privado se puede hacer más barato, autosostenible financieramente y hasta rentable.

¿Qué problemas hay en el sector educativo en general? En primer lugar, aunque hay diferencias entre las escuelas oficiales y particulares, gran parte del modelo viene predeterminado por el Meduca: horarios, minutos de curso, currículo, exámenes, grados, etc… El sistema es rígido y está diseñado, como apunta John Bennett en su obra “Educación: ¿Estatal o particular?”, para que sean los niños los que tengan que adaptarse al sistema y no la educación la que se adapte a sus necesidades.

Se requieren más escuelas que cultiven la curiosidad de cada niño y que salgan con la capacidad de aprender por sí solos. En este sentido, no hay ventanas para la experimentación, flexibilización e innovación. ¿Por qué el Meduca está opuesto a la creación de escuelas ‘chárter’, es decir, dar en concesión la administración de escuelas para que operen bajo el régimen de las escuelas privadas pero con apoyo oficial? La razón probablemente tenga más que ver con el poder político del sindicato de maestros y su lucha por mantener puestos de trabajo fácil para sus miembros, que con una preocupación por la educación.

En el sector oficial, hay un grave problema con los maestros. Por un lado, hay un modelo cerrado y mediocre de entrenamiento de nuevos profesionales. Por el otro, tampoco hay un sistema de puntuación y evaluación de los maestros. Gracias a exámenes internacionales como PISA y TERCE de la Unesco sabemos lo mal que están los alumnos pero, ¿y los profesores cómo están? Además, aunque haya muchos maestros sacrificados, aunque empiecen a ejercer su profesión con mucho idealismo, la realidad es que el sistema está diseñado para premiar a los malos y castigar a los buenos. ¿Cómo podemos esperar que haya incentivos a la mejora si el éxito en el sistema tiene poco que ver con lo bueno que seas como maestro, ni lo cumplido, sino tu relación con el Ministerio y con el sindicato magisterial?

El sector educativo en Panamá está estancado. Incentiva la mediocridad y apaga la llama de la curiosidad. Las consecuencias las estamos viviendo ya. Niveles paupérrimos de capacidad de expresión oral y escrita, poca retención y comprensión en la lectura, dominio escaso de conceptos básicos matemáticos, desconocimiento de la contabilidad elemental y pocas destrezas en herramientas modernas de trabajo. Si no se descentraliza el sistema educativo, si no se abre la puerta a distintas formas de enseñar, si no se devuelve la responsabilidad a los padres de escoger la educación que recibirán sus hijos, las cosas solo seguirán empeorando.

Artículo escrito por Diego E. Quijano Durán, publicado en Revista K, Panamá, edición de julio 2015.

Advertisements

One thought on “Educación anquilosada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s