Cómo no luchar contra la inflación

Robert L. Schuettinger, catedrático en destacadas universidades e investigador para un comité del Congreso de los EE. UU. , así como director de Estudios de la Fundación Heritage y editor de la gaceta trimestral de la Fundación Heritage Policy Review, que fue elegido a la presidencia de una asociación nacional de profesores universitarios —UPAO—, junto con Eammon Buttler, economista y catedrático, asistente de políticas económicas a la Casa de Representantes de los EE. UU. , escribieron el libro ‘Forty Centuries of Wage and Price Controls’ —Cuarenta centurias de control de precios y salarios—, en donde advierten que por milenios todos los intentos por establecer controles económicos o peor, políticos, a los precios han terminado en catástrofes económicas y sociales. A pesar de ello, en nuestro Panamá vemos a políticos que insisten en ello, y no puedo más que cavilar: ¿en qué estarán basando su acción?; que no sea simplemente una estrategia peligrosa y populista. Se habla de ‘un plan integral para mejorar el costo de vida’, lo cual sería genial, siempre que no pretendan un simple control de precios. Creer que algún funcionario tenga la capacidad de determinar y establecer precios de cualquier producto o servicio es más que ignorancia, es soberbia.

La experiencia de fracasos en controles de precios es vasta y con amplio registro histórico; desde el Código de Hammurabi, en el antiguo Egipto, hasta épocas más recientes como en Nueva York y Boston con el control de rentas, bajo la administración del presidente Carter; así como en Noruega, Dinamarca e Irán, etc. Inevitablemente el resultado es contrario a lo pretendido. En vista de ello, ¿qué es lo que saben algunos políticos del patio que no supieron tantos en la historia? Podría elogiar su preocupación por el problema que enfocan, pero no la solución pretendida y su falta de entendimiento de la economía. Mirémonos en el espejo de Europa y de los EE. UU.

Hacer lo mismo una y otra vez, pretendiendo que esta vez se podrá lograr éxito es. . . Mejor ni calificarlo. ¿Acaso no saben de dónde y cómo vienen los fenómenos inflacionarios? Sabiendo que la inflación, más que nada, es un fenómeno importado, deberíamos atajarlo mediante el control del gasto, del endeudamiento y del establecimiento de políticas que promuevan las inversiones a través de la desarticulación del andamiaje interventor burrocrático, que todo lo enreda y dificulta.

Quienes pretenden políticas de control de precios ignoran fundamentos básicos económicos. Al asignar precios, no es posible evitar que algunos en algún momento sea muy bajos o, inclusive, altos. Nadie ‘compra huevos para vender huevos’. Los comerciantes, grandes o chicos, no tendrán otra que dejar de vender el producto, lo cual da lugar al surgimiento de los mercados negros. Los precios se elevarán, no como consecuencia de una especulación sino de una carestía; mientras que se desalentará al productor.

Ofrecemos el apoyo de un consejo de economistas a cualquier político u organización ciudadana que quiera entender mejor estos asuntos.

Cómo no luchar contra la inflación: Por John A. Bennett N.
Artículo publicado en el diario La Estrella el martes 20 de noviembre de 2012.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s