Lucha entre tiranos y tecnología

Por John A. Bennett N.

Los ávidos de poder siempre se inclinan hacia la dominación y control de las actividades ciudadanas y particularmente las económicas; y hoy día, con los vertiginosos adelantos tecnológicos, el intervencionismo es una limitante del desarrollo. Así vemos que muchos gobiernos se esmeran para entrar a la era digital; pero desafortunadamente muchos ven la tecnología como una nueva herramienta de control y no de liberación y agilidad.

Y con la excusa de proteger a los más débiles siguen creando más obstáculos que siempre terminan golpeando precisamente a los que menos aguantan. Hoy, en el mundo harto complejo que vivimos el intervencionismo es más dañino que nunca. Mi hermano Richard, una vez me dijo: “si llevas a tu perro a pasear con cadena y otro perro lo ataca, suéltalo para que pueda defenderse.”

No son los controles estatales que producen riqueza sino la gente ejerciendo el libre comercio, que no se compagina con el intervencionismo; salvo que sea para proteger la vida y los derechos de propiedad de cada quien. La competencia y la volatilidad de los precios hacen imprescindible que nos suelten la cadena para que podamos defendernos.

No debemos confundir igualitarismo con mercado, ya que no se puede lograr excelencia sin competitividad y diversidad; y el progreso es sinónimo de cambios y diferencias, que sin libertad no prospera. Dios dio al hombre la facultad de elegir, y no es de gobiernos contrariar al Creador.

La tecnología siempre va por delante de la politiquería y las leyes; y precisamente por ello es que hoy día vemos a los malos gobernantes dando más rienda suelta a sus  huestes burocráticas para reglamentar independientemente del poder legislativo electo, o para controlarlo.

A diario me encuentro con empresarios que se quejan de pasar demasiado tiempo atendiendo normas burocráticas que no tienen sentido y quitan tiempo esencial de lo importante. Y es que para el burócrata lo inaceptable es quedar fuera de la papa; y por ello alegan cosas como: “estamos trabajando por ustedes,” lo cual cada día es más difícil creer.

Existe un vínculo inextricable entre libertad y tecnología; ya que la información empodera a la gente. Por ello el espanto que sienten los tiranos por el Internet. Odian que los capitales tengan alas cibernéticas, porque para ellos lo esencial es lo fiscal y no que la gente busque su propio camino.

Lo que más se comercia por Internet son las ideas; esas que son odiosas para los tiranos; y es imperativo que adoptemos políticas ágiles que liberen el comercio y las inversiones, como elemento de liberación de los pueblos.

Artículo publicado en el diario La Prensa el sábado 12 de mayo de 2012.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s