Legislación ridícula: imposible cumplir

Por John A. Bennett N.

Es verosímil pensar que a mayor regulación menor abuso social. ¿Será cierto? En los EE.UU. el Gobierno Federal añade unas 80,000 páginas de nuevos reglamentos al año. Lo irracional es que al mismo tiempo que muchos países crean burbujas legislativas, muchos están disminuyendo y hasta eliminando las señales de tránsito, incluyendo los semáforos; debido a que ya nadie podía conocer ni atender los cientos de avisos viales. Igual ocurre con el resto de la legislación, salvo que no la están reduciendo.

Está comprobado que todo en exceso es malo, y tratándose de regulación es peor que malo. Si exageramos los “no hagas eso” con nuestros hijos, pronto dejarán de hacernos caso. Y por algo nuestro sector económico informal rebasa el 40% de la actividad económica del país, contribuyendo a los aumentos en los costos de vida y desempleo. En los EE.UU. el asunto ha llegado a tal grado de ridículo que es ilegal que un chico monte una mesa para vender limonada. Y lo que más irrita a comentaristas como John Stossel de Fox News es que los políticos miden su efectividad de acuerdo a las leyes que pasaron. Lindo sería el día en que se mida por cuántas leyes eliminaron.

Es imposible cumplir con la mayoría de las normas vigentes. La dia-

rrea legislativa sirve para que cualquier burócrata cuente con las argucias legales para hacerle la vida imposible a cualquiera que intente montar una empresa. En las Rocallosas multan a una mujer por colectar agua de lluvia para regar sus plantas. Todo hotel debe contar con rampas para discapacitados; aunque la mayoría de los hoteles ya cuentan con rampas portátiles, y como dice un dueño de hotel: “jamás las hemos tenido que usar en 15 años.” La multa por no tener las fijas es de $55,000.

Las consecuencias no intencionadas de los gobiernos metiches en nuestras vidas son incalculables. Un modo de ver toda esta ridiculez va así: Los diez mandamientos tienen 331 palabras; la constitución gringa 7794; la panameña más de 22,000; mientras que las normas para la venta de repollo en los EE.UU. contienen unas 27,000 y más de 34,000 para el queso; sin entrar en el tema de las increíbles contradicciones que ello introduce en la legislación. Creo que eso nos da un atisbo al problema.

Y quizás el mejor ejemplo de lo que señalo lo podemos ver en la nueva intersección de la vía de la Amistad con la vía Clayton- Curundú. No más tranques sin semáforos, y nadie acelera porque viene la roja. Ahora todos bajan la velocidad y cooperan. Allí está el secreto del buen desarrollo social; en solo tener las normas esenciales que desarrollen la buena interacción social y no la politiquera.

Artículo publicado en el diario El Panamá América el jueves 30 de marzo de 2012.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s